Mientras sube el empleo cultural y las empresas del sector baja el consumo cultural en España
– El consumo cultural en Aragón cae un 14,6% y se sitúa por debajo de la media del país. 
– Los datos corresponden al curso de 2017 e indican una quiebra en la tendencia al alza que se observaba desde 2013
– Aragón es la CCAA donde el gasto medio por espectador en teatro es más bajo, 4,8€ frente a los 16,8 de la media española. El teatro en Aragón también baja en representaciones, en espectadores y en recaudación. Sube en música clásica

El consumo cultural en España cayó un 5,8% de 2016 a 2017, según el Anuario de Estadísticas Culturales publicado por el Ministerio de Cultura el pasado 7 de Diciembre 2018, y es la diferencia que va de los 307 euros de hace dos años a los 289 del último curso. En 2008, antes de la crisis, los españoles gastaban 372 euros por persona en cultura. En 2013, cuando la recesión ya había alcanzado su sima, el consumo cayó a 265 euros. Desde entonces, inició un repunte que se ha truncado este año.

Cada aragonés gastó una media de 287,6 euros en cultura durante 2017, un 14,6% menos que en el año anterior que fue de 336,9. Es decir, se gastó 49,3 euros menos en entradas de cine o teatro, comprar libros, Cds o instrumentos musicales, etc. Son datos que sitúan a nuestra comunidad por debajo de la media nacional (en todo el país hubo también un retroceso, del 6,4%, pasando de 306,7 euros por persona en 2016 a 288,6 en 2017).  Y las cifras no se mejoran si, en lugar del consumo por persona, se valora el de las familias: cada hogar gastó el año pasado de media 691,8 euros en cultura, frente a los 811,1 del anterior.

Aragón fue la comunidad donde más descendió el consumo cultural en el periodo contemplado y que en ejercicios anteriores, las pérdidas habían sido superiores a la media. En representaciones teatrales, también es la CCAA donde el gasto medio por espectador es más bajo, 4,8 € frente a los 16,8 €de la media española. En música clásica se aprecia un  incremento de una décima.

El top por CCAA está encabezado por Madrid, seguido de Navarra, Islas Baleares, Principado de Asturias, Región de Murcia, Cataluña, La Rioja, País Vasco y Cantabria, todas ellas con un gasto superior a la media española. Aragón queda en décima posición, por delante de Andalucía, Canarias, Castilla y León, Castilla y La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia y Ceuta y Melilla.

El Anuario de Estadísticas Culturales de 2018 ofrece datos de todo el estado sobre hábitos y prácticas culturales muy diversas. Entre otros, da cifras sobre las visitas a museos, exposiciones, monumentos o galerías de arte, pero también hace referencia a la asistencia de público a espectáculos de artes escénicas, cine o conciertos de música. Incluye también la compra de libros, así como el acceso a través de internet a bibliotecas.

Un desglose de los gastos familiares en cultura durante 2017: el 14,7% del gasto se dirigió a libros. El 12,6%, a espectáculos. Y el 25%, a servicios contratados a través de internet: canales de streaming de películas, libros digitales…

El balance entre importaciones y exportaciones es negativo pero, si se observa con perspectiva, se observa que tiende a equilibrarse. En 2017, importamos bienes y servicios culturales por valor de 2.319 millones y vendimos 1933 millones en cultura. O sea, que las exportaciones representan un 16% menos. En 2008, el desequilibrio era del 34%. Las exportaciones crecieron en 2017 en 408 millones, un 26% interanual.

También es muy relevante el incremento en el número de turistas extranjeros que dijeron tener “motivos culturales” para visitar España. En 2016 fueron ocho millones de personas y en 2018, 12,8 millones. El incremento es del 60%.

Más allá de las magnitudes económicas, el Anuario aborda también los hábitos culturales de los españoles. Suben las visitas a museos (el 39,4% de los españoles lo hicieron en 2017, frente al 37,9% de 2016), la lectura de libros (del 58,7 al 62,2) y la asistencia a los cines (del 49,1 al 54%) y baja el consumo de música en directo (del 25,9% al 24,5%). Sin embargo, si se observa las tendencias a largo plazo, no se observan grandes cambios en los hábitos culturales de los españoles. En 2006, el porcentaje de asistentes a museos, cines y conciertos o de lectores era muy parecida a las del año pasado.

El número de libros inscritos en el ISBN ha aumentado hasta 89.962 entradas (menos, aún, que el nivel anterior a la crisis), el de películas producidas cayó (241 filmes; más que en 2008) y el de festejos taurinos profesionales ha vuelto a subir hasta los 10.959 registros.

La mayor proporción de libros inscritos en 2017, el 30,7%, corresponde a ciencias sociales y humanidades, seguidos por los de creación literaria, con un 24,2%; los científicos y técnicos, el 14,1%; los dedicados a infantil y juvenil, con el 12,5%; y los libros de texto, con el 8,8%.

Dentro de los espectáculos, el preferido por los españoles fue el cine, con tasas de asistencia anual del 54%, seguido de los espectáculos en directo, con un 43,5%, entre los que destacan los conciertos de música actual (24,5%) y el teatro (23,2%).

Un dato positivo es el aumento del turismo cultural: alrededor de 13 millones de extranjeros visitaron España en 2017 con ese interés, un 38% más respecto a 2016, y gastaron casi 14.000 millones de euros, lo que supone un incremento del 62,5%.

Son los jóvenes de 16 a 29 años los que consumen más en cultura, proporcionalmente: un 3,3% del total de sus gastos en bienes y servicios. Les siguen los ciudadanos de 30 a 44 años (3%), los de 45 a 64 años (2,6%) y los mayores de 65 (1,6%). Aunque ese gasto en los jóvenes también ha descendido notablemente: en 2016, se gastaron un 4,4%, un punto y una décima más que en 2017.

Mejora en empleo cultural y empresas

El empleo en el sector cultural se incrementó un 4,7% en España, y también subió un 2,1% el número de empresas dedicadas a la cultura, 118.407 en total, lo cual, según el Ministerio, «confirma la tendencia alcista» en cuanto a la recuperación de actividad. En total, 687.200 personas estuvieron empleadas en este ámbito en 2017, un 3,7% del empleo total en España.

El empleo cultural se caracteriza por una formación académica superior a la media. Y, añade el anuario, sigue siendo más masculino (el 60,7% de los puestos) que en otros sectores (en conjunto, en el mercado laboral, los hombres suponen el 54,5%).

 

Fuente y más información: http://www.culturaydeporte.gob.es/